Recetas de cócteles, licores y bares locales

Aquí se explica exactamente cómo almacenar las verduras para ensaladas de verano hasta que las necesite

Aquí se explica exactamente cómo almacenar las verduras para ensaladas de verano hasta que las necesite

A nadie le gusta ver ese lío viscoso y amargo en el fondo de su cajón para verduras.

La decisión de comprar verduras de hoja verde siempre se toma con las intenciones más optimistas. Solo que, antes de que te des cuenta, es una semana después y estás sacando una bolsa de hojas tristes y viscosas del fondo de tu cajón para verduras. Demasiado para esa ensalada. Suspiro.

No te preocupes, nos pasa a los mejores. Entonces, ¿por qué se estropean tan rápido? “Las verduras de hoja contienen enzimas que, como todos los seres vivos, envejecen naturalmente”, dice Taylor Arnold, Ph.D., dietista registrada y profesora asistente en Arizona. Pero las verduras son más delicadas que la mayoría de las otras verduras, con una estructura más delgada y amplia, por lo que están más expuestas a los ataques. “El área de superficie más grande es un objetivo más fácil para microorganismos como bacterias y moho”, explica Arnold.

Comer sano debería ser delicioso.

Suscríbase a nuestro boletín diario para obtener más artículos excelentes y recetas sabrosas y saludables.

Es este golpe uno-dos el que hace que los delicados greens se echen a perder antes de que te des cuenta.

Pero con un poco de planificación y las herramientas adecuadas a su disposición, puede extender la vida útil de sus verduras para ensalada y deshacerse de la culpa por el desperdicio de alimentos (y la pérdida de dinero). ¿El resultado? Una ensalada fresca y crujiente maravillosamente deliciosa que pretendía preparar para la cena del sábado (pero pospuesta hasta el martes) aún puede ser una realidad.

Algunos pasos sencillos

Ya sea que compre sus verduras en racimos o en la variedad preenvasada, el primer paso es siempre el mismo: clasificarlo y deshacerse de las verduras que se hayan estropeado (o estén al borde). A medida que el producto madura, libera gas etileno, que puede acelerar el proceso de envejecimiento de las verduras circundantes, dice la dietista registrada Amy Shapiro, RD. racimo.

También, no lave ni prepare las verduras hasta que esté listo para usarlas. Esto mantiene la acumulación de humedad al mínimo.

Manténgase alejado de almacenar verduras en una bolsa—Cuando las lechugas están agrupadas y no hay suficiente circulación de aire, la humedad no se puede mover, creando el mejor lugar de reunión para las bacterias, dice el dietista registrado Keith Ayoob, RD Plus, sus verduras son más susceptibles a magulladuras o aplastamientos por otros alimentos camino.

La mejor manera de proteger y prolongar la vida de sus greens es guardarlos en un recipiente grande forrado con toallas de papel húmedas, no secas, pero no empapadas. “Si envuelve las hojas en una toalla de papel totalmente seca, la humedad de las hojas se absorberá más rápidamente y las hojas se secarán”, dice Ayoob. Seguirán siendo comestibles, explica, pero habrán perdido su frescura. Una toalla de papel húmeda les dará a sus verduras la humedad que necesitan para mantenerse crujientes, mientras absorbe continuamente el exceso de humedad que causa la pudrición y el moho.

Comience por revestir el fondo de su recipiente, o el recipiente en el que vinieron las verduras, con una toalla de papel húmeda y una capa de las verduras en la parte superior. Empaquételos sin apretar y haga todo lo posible para evitar que las hojas se toquen demasiado, ya que empacarlos bien los hará más susceptibles a magulladuras y pudrición.

Coloque otra toalla de papel húmeda sobre las hojas y continúe usando capas ligeras, terminando la secuencia con una toalla de papel antes de abrir la tapa. Las toallas de papel absorberán el exceso de humedad, mientras que el recipiente protegerá las verduras de la exposición a demasiado aire, dice Morgan Statt, investigador de salud y seguridad del sitio Consumer Safety.

Finalmente, dónde almacena sus verduras de hoja verde es tan importante como cómo las almacena, dice Statt. Mantenga siempre sus verduras en su cajón para verduras para protegerlo de cualquier exceso de humedad que podría acelerar el proceso de marchitamiento y, a su vez, maximizar la frescura.

Realizar inspecciones periódicas

Cada vez que vayas a la nevera por una dosis de verduras, haz un hábito de Verificando que las toallas de papel aún estén húmedas. y que se eliminen las verduras de aspecto dudoso. La frecuencia depende de las verduras: las cosas más duras como la col rizada, las coles y las hojas de mostaza duran más tiempo. "Puede que no sean tan tiernos cuando están crudos, pero eso es también lo que los hace más duraderos", dice Ayoob. "Sus paredes celulares resistentes y fibrosas ayudan a prevenir la pérdida de agua".

Mientras tanto, las verduras de hoja que son más suaves y contienen más humedad (espinacas, rúcula, berros) se dañan fácilmente y son más propensas a marchitarse, dice Shapiro.

Cuando tenga dudas, congele

Si sabe que no podrá utilizar el resto de sus verduras antes de que caduquen, intente mezclándolos con agua (o agua de coco) y congelándolos en una bandeja de cubitos de hielo, dice Arnold. No podrás hacer una ensalada con ellos, pero tendrás deliciosos cubos que puedes agregar a tus batidos favoritos.


Cómo utilizar sus productos antes de que se echen a perder

Las mejores formas de utilizar las frutas y verduras que tenga a mano.

Obtenga una suscripción premium a la aplicación Food Network Kitchen

Descarga Food Network Kitchen para registrarte y obtener acceso a clases de cocina en vivo y a pedido, pedidos de comestibles en la aplicación, planificación de comidas, un lugar organizado para guardar todas tus recetas y mucho más.

Por Regan Cafiso para Food Network Kitchen

Obedientemente ha abastecido su refrigerador con un montón de frutas y verduras frescas. Pero ahora tienes muchos más productos de los que podrías comer antes de que empiecen a echarse a perder. ¿Qué puede hacer un cocinero casero? ¡No malgastes, no quieras! Con un poco de preparación, puede extender la vida útil de los productos perecederos para obtener montones de comidas deliciosas cuando esté listo para prepararlas.

Verduras de hoja verde

Hay mucho que adorar en las verduras de hoja verde como la espinaca, la col rizada y la acelga, pero a menudo se debilitan rápidamente. Si sus greens comienzan a verse un poco tristes, se pueden guardar. Después de limpiar, mezcle en una sopa o saltee con aceite de oliva y ajo. Para un almacenamiento más prolongado, blanquee las verduras brevemente en agua hirviendo con sal y luego sumérjalas en un baño de hielo. Exprimir para secar y picar. Las verduras cocidas se pueden refrigerar en un recipiente hermético hasta por 3 días o congelar hasta por 1 mes.

Hierbas

Las hierbas frescas añaden brillo y sabor a los platos. El pesto es una forma clásica de consumir una abundancia. También puede congelar las hierbas en una bandeja plana antes de envolverlas y guardarlas en bolsas para congelar. Las hierbas tiernas como la albahaca, el perejil, el estragón y el cilantro se pueden mezclar en una pasta con un poco de aceite de oliva y congelar en bandejas de cubitos de hielo. Transfiera los cubos a una bolsa de congelador para usarlos en salsas y adobos. Si ha perdido la ventana para usarlos frescos, intente calentarlos en el microondas para hacer sus propias hierbas secas.

Brócoli

Cortar el brócoli en floretes, luego blanquear y sacudir como si fueran verduras de hoja verde. Para extender el tiempo de almacenamiento, asegúrese de secarlos bien. El brócoli cocido se conservará hasta 5 días en el refrigerador. O congele los floretes cocidos en una sola capa en una bandeja para hornear hasta que estén sólidos. Guárdelo bien envuelto en el congelador hasta por 1 mes. Utilice la misma técnica para los espárragos y las judías verdes.

Tomates

Dale nueva vida a los tomates roma o cherry que ya no están en su mejor momento: córtalos por la mitad y extiéndelos en una capa uniforme sobre una bandeja para hornear forrada. Espolvoree con sal y hierbas frescas, luego áselos a fuego lento y lento (250 grados F) hasta que estén arrugados y jugosos. Guarde los tomates asados ​​a fuego lento cubiertos con aceite de oliva en un recipiente hermético hasta por 2 semanas.

Plátanos

Rompa o corte los plátanos maduros pelados en trozos y congélelos en una sola capa hasta que estén sólidos. Guarde las piezas congeladas en un recipiente hermético hasta por 1 mes. Use plátanos congelados en batidos o "crema agradable", o descongélelos para usarlos en pan de plátano o muffins.

Aguacates

Si bien no puede congelar aguacates enteros, puede triturarlos y congelarlos para agregarlos a batidos o hacer guacamole sobre la marcha. Simplemente, póngalos y saque la pulpa en un tazón. Exprima inmediatamente el jugo de limón fresco y tritúrelo bien. Coloca la mezcla en una bolsa de plástico para congelador con cierre y da golpecitos hasta formar una capa uniforme. Exprima el exceso de aire, selle y congele hasta por 1 mes. * Evite congelar el guacamole: las cebollas y los tomates pueden ponerse aguados cuando se descongelan.

Bayas

Si su abundancia de bayas se ve un poco triste, extiéndalas en una bandeja para hornear y congele antes de transferirlas a una bolsa para congelador. Use las bayas congeladas en batidos y productos horneados. También puede preparar un aderezo rápido para panqueques, waffles o yogur cocinando bayas frescas y jarabe de arce en la estufa. Esto se mantiene en el refrigerador hasta por 1 semana.

Agrios

El jugo de frutas cítricas frescas se puede congelar hasta que lo necesite. Después de exprimirlo, congele el jugo de limón en bandejas de cubitos de hielo para agregar la cantidad justa de acidez a sus platos. ¡Guarde el jugo de limón fresco hasta que tenga suficiente para un lote de margaritas!

Pimientos

¿Demasiados pimientos? ¡Eso es bueno! Ásalas sobre la llama de la estufa de gas o ásalas hasta que estén completamente ennegrecidas. Selle en una bolsa de papel o en un recipiente tapado para enfriar, luego limpie la piel carbonizada, las semillas y las membranas. Cortar los pimientos asados ​​en rodajas y mezclar con un poco de aceite de oliva y ajo picado. Refrigere los pimientos marinados en un recipiente hermético hasta por 5 días. También puede congelar pimientos asados ​​sin condimentar en un recipiente hermético hasta por 1 mes.

Cebollas

Las cebollas son un vegetal de almacenamiento, lo que significa que pueden conservarse durante mucho tiempo si se almacenan correctamente: a temperatura ambiente en un lugar oscuro con buena ventilación. La cebolla cruda no se congela bien. Sin embargo, si te encuentras con una gran cantidad de cebollas, prueba caramelizarlas; se conservarán hasta 5 días en el refrigerador o se congelarán hasta 2 meses. También nos encanta picar cebollas adicionales para cocinarlas en bases de sabor con otras verduras aromáticas como zanahorias y apio. Estas bases se congelan bien y son el entrante perfecto para una futura sopa, guiso, salsa de tomate o una olla de frijoles.


Una ensalada para lo último de la generosidad del verano

Foto: Daytona Strong
Esta ensalada es un buen complemento para una comida, o vístela con tus verduras frescas favoritas.

Daytona Strong
Editor de Taste of Norway

Cuando el verano se acerca a su fin, trato de disfrutar al máximo de los últimos productos de la temporada antes de que los sustituyan los ingredientes más abundantes del otoño. Hay algo tan maravilloso en poder comer verduras con poca o ninguna cocción. Con eso en mente, hoy les comparto una ensalada que creé hace unos años para celebrar este momento antes del cambio de estaciones.

Si bien puedes seguirlo como está, me gusta pensar en esta ensalada como una inspiración. Claro, puede seguir la receta exactamente y usar cualquier ingrediente que encuentre en la tienda de comestibles. Pero si tiene acceso a un mercado y puede encontrar algunas verduras hermosas y necesita algo inspirador que hacer con ellas, entonces esta ensalada podría ser la inspiración que está buscando.

Verdes de temporada con pepino y almendra

Esta receta apareció originalmente en mi artículo, "Nórdicos en el noroeste", en la edición del 3 de septiembre de 2013 de El oregoniano.

vendaje:
2 cucharadas vinagre de vino blanco
½ cucharadita sal kosher
4 cucharadas aceite vegetal
1 cucharada. eneldo fresco, picado

ensalada:
5 oz. verduras mixtas
1 3 pulg. pepino (sin pelar), en rodajas muy finas
¼ de taza de almendras picadas
eneldo fresco, para decorar

Para hacer el aderezo, en un tazón pequeño, mezcle el vinagre y la sal. Continuando batiendo, vierta gradualmente el aceite hasta que se combine. Agrega el eneldo picado y revuelve rápidamente.

En un tazón mediano, mezcle las verduras mixtas con el aderezo. Divida entre cuatro platos y coloque las rodajas de pepino de manera atractiva encima de cada uno y espolvoree las almendras por encima. Adorne con eneldo y sirva inmediatamente.

Desde simples ensaladas hasta las lo suficientemente abundantes como para preparar una comida, publicamos varias recetas de ensaladas en El noruego americano A través de los años. Aquí hay una muestra de lo que encontrará en nuestro sitio web. Solo dirígete a www.norwegianamerican.com y busque "ensalada" para encontrar estas y otras recetas deliciosas.

Ensalada de salmón noruego con vinagreta de limón y eneldo, por Christy Olsen Field, fue publicado el 21 de agosto de 2015: www.norwegianamerican.com/food/salad-for-dinner-nordic-flavors-in-a-refreshing-salad

Ensalada de rebozuelos, higos y queso azul, por Daytona Strong, fue publicado el 22 de septiembre de 2017: www.norwegianamerican.com/food/salad-changing-season

Ensalada de caballa ahumada con rábanos y pepinos avinagrados, por Daytona Strong, fue publicado el 29 de junio de 2018: www.norwegianamerican.com/food/salad-satisfying-enough-meal

Ensalada de col rizada con limón, almendras y queso nórdico por Daytona Strong, fue publicado el 15 de febrero de 2013: www.norwegianamerican.com/featured/a-salad-with-a-taste-of-history

Este artículo apareció originalmente en la edición del 7 de septiembre de 2018 de The Norwegian American. Para suscribirse, visite SUSCRIBIR o llámanos al (206) 784-4617.


Error: cortar verduras con un cuchillo

Amanda Torres, chef ejecutiva del mercado público de Paulette en Chicago, dice que si picas las verduras con un cuchillo, corres el riesgo de lastimarlas.

Como arreglarlo: "Cuando prepare verduras, sepárelas en lugar de cortarlas con un cuchillo", dice Torres. Usar esta estrategia significa que no golpeará los greens y ellos aguantarán más tiempo.

Hagas lo que hagas, asegúrate de evitar estos 10 alimentos que nunca debes agregar a tu ensalada.


La mejor ensalada de lentejas de todos los tiempos

No puedo creer que no haya publicado esta receta antes. ¡Con la temporada de picnic en pleno apogeo aquí, de repente me di cuenta de que me había estado guardando esta increíble receta de ensalada para mí! Este plato es probablemente una de las comidas más cocinadas de mi hogar y, en mi opinión, la única receta de ensalada de lentejas que necesitará. Me encanta tanto, de hecho, se servirá en mi boda en agosto. Basta de charla.
Este plato me lo sirvió mi fabulosa amiga Mia, que es una cocinera fenomenal por derecho propio, y me encanta ir a su casa a comer porque tiene una comprensión tan hermosa de cómo hacer que la comida saludable sepa increíble. También compra ingredientes de muy alta calidad y no tiene miedo de experimentar en la cocina, dos cualidades que admiro mucho.

Esta receta de ensalada de lentejas no es una excepción. Los sabores de este plato son totalmente excepcionales, pero inesperados. La lista de ingredientes puede parecer un poco larga, pero después de una inspección más cercana, notará que en su mayoría son solo especias, diez de ellas para ser exactos. Es esta combinación especial de sabores la que crea una ensalada verdaderamente notable, deliciosa y totalmente adictiva.
También debo mencionar que esta ensalada es la comida de picnic perfecta, ya que se transporta bien y es una comida excelente para preparar con anticipación, ¡diez veces más sabrosa al día siguiente! Se conserva muy bien en la nevera durante 2-3 días.

La estrella del espectáculo es la deliciosa lenteja "Du Puy", a veces denominada "el caviar del pobre". Las lentejas Du Puy son un poco más pequeñas que las lentejas verdes o marrones, y son veneradas por su capacidad para conservar su forma después de cocinarlas. Las lentejas verdes, marrones y rojas son excelentes en las sopas porque son suaves, blandas y tienden a desmoronarse, pero esas serían opciones menos que perfectas para una ensalada sofisticada. Las lentejas Du Puy funcionan mejor en ensaladas que en sopas y guisos porque tienden a ser un poco más robustas y, cuando se cocinan adecuadamente, conservarán solo un pequeño diente. Puede encontrar estas deliciosas legumbres en cualquier supermercado de calidad, comida natural o tienda de alimentos naturales, solo asegúrese de que digan Du Puy; de lo contrario, son una imitación de lentejas francesas. Sacré bleu!

Llenar de folato
Las lentejas son una de las fuentes más deliciosas de ácido fólico (también conocido como ácido fólico): ¡solo una taza de lentejas cocidas le proporciona casi el 90% de su ingesta diaria recomendada! ¿Y por qué es tan importante el folato? Probablemente haya oído hablar de esta vitamina vital en lo que respecta al embarazo, ya que es fundamental en la prevención de defectos de nacimiento. El folato también funciona para apoyar la producción de glóbulos rojos y ayudar a prevenir la anemia, permite que los nervios funcionen correctamente, ayuda a prevenir las fracturas óseas relacionadas con la osteoporosis y ayuda a prevenir las demencias, incluida la enfermedad de Alzheimer.

El folato recibió su nombre de la palabra latina folium, que significa "follaje", por lo que no es de extrañar que otras fuentes excelentes de folato sean las verduras de hoja verde oscura (¡mmm, tu favorita!): Col rizada, lechuga romana, espinacas, espárragos, nabos, remolacha. verdes, hojas de mostaza, perejil y coles, por nombrar algunos. Esto puede explicar por qué las dietas norteamericanas parecen estar en el extremo de las cosas cuando se trata de esta vitamina B, ya que el ácido fólico está disponible en alimentos frescos y sin procesar. La buena noticia es que el cuerpo lo absorbe, usa y almacena fácilmente. El ácido fólico también es fabricado por bacterias intestinales (¿recuerdas esos probióticos?), Así que si la flora del colon es saludable, tenemos otra buena fuente de ácido fólico.

La mejor ensalada de lentejas de todos los tiempos
Ingredientes:
2 ¼ tazas (1 libra) de lentejas Du Puy
1 cebolla morada mediana, cortada en cubitos
1 taza de grosellas secas (también puedes usar pasas u otras frutas secas)
1/3 taza de alcaparras

Vinagreta:
1/3 taza de aceite de oliva extra virgen prensado en frío
1/4 taza de vinagre de sidra de manzana
1 cucharada. miel de maple
1 cucharada. mostaza fuerte
2 cucharaditas sal
2 cucharaditas pimienta
1 cucharadita comino molido
1/2 cucharadita cúrcuma
1/2 cucharadita cilantro molido
½ cucharadita de cardamomo molido
1/4 cucharadita pimienta de cayena
¼ de cucharadita clavo molido
1/4 cucharadita nuez moscada recién rallada
¼ de cucharadita canela molida

Complementos opcionales:
Rúcula
Nueces
Queso de cabra
Hierbas frescas: perejil de hoja plana, cilantro, albahaca
Coles
Verduras crujientes de temporada

Direcciones:
1. Enjuague bien las lentejas, escurra. Coloque en una olla y cubra con 3-4 pulgadas de agua, deje hervir, reduzca a fuego lento. Verifique que las lentejas estén cocidas después de 15 minutos, pero deberían tomar unos 20 minutos en total. Sabrá que están cocidos si aún conservan un poco de diente, ¡al dente! Cocinar demasiado las lentejas es la muerte de este plato. ¡Ten cuidado!
2. Mientras las lentejas hierven a fuego lento, prepare el aderezo colocando todos los ingredientes en un frasco con tapa hermética y agite vigorosamente para combinar.
3. Picar finamente la cebolla morada & # 8211 la ensalada es mejor si todos los ingredientes son aproximadamente del mismo tamaño. Si usa pasas, córtelas en trozos grandes para hacerlas un poco más pequeñas y haga lo mismo con las alcaparras si son grandes.
4. Cuando las lentejas estén cocidas, retirar del fuego, escurrir y colocar bajo agua corriente fría para detener el proceso de cocción. Una vez que se hayan enfriado un poco, pero aún un poco tibias, coloque las lentejas en un tazón grande para servir y mezcle con el aderezo. Agregue otras cebollas, alcaparras y grosellas. Si usa otros complementos como hierbas, verduras o queso, espere hasta justo antes de servir. De lo contrario, esta ensalada puede permanecer en la nevera durante un par de días.


¿Qué factores afectan la intoxicación?

  • la parte de la planta ingerida,
  • la maduración de la planta,
  • la cantidad de planta ingerida,
  • y la condición física y la edad del individuo afectado.

¿Hay ciertos grupos en mayor riesgo?

Como ocurre con casi todo lo que es potencialmente dañino, los extremadamente jóvenes y ancianos, así como aquellos con un sistema inmunológico comprometido y / o problemas de órganos, son más propensos a tener los efectos nocivos más pronunciados por la exposición a la hierba carmín. Esto también es cierto para muchos otros alimentos, como el sushi, por ejemplo.

Si está embarazada, esta planta definitivamente debe agregarse a la larga lista de cosas que simplemente no manipula o consume de ninguna manera, forma o forma. Se cree que las toxinas de la hierba carmín y # x2019s pueden penetrar en el útero y causar una serie de problemas, incluidos defectos de nacimiento. Lo mismo puede decirse de las mujeres embarazadas que consumen o manipulan muchos alimentos crudos.

¿Cómo se ve el envenenamiento por hierba carmín?

La recuperación de una intoxicación leve se puede esperar en 1 o 2 días, y los síntomas pueden ser tan leves como un toque de calambres estomacales y diarrea. Dicho esto, al igual que con cualquier intoxicación, se debe buscar asistencia médica independientemente de la gravedad percibida de los síntomas.

Los casos más graves de intoxicación por hierba carmín se manifestarán con una respuesta emética (vómitos) en tan solo dos horas después de la ingestión. Otros signos de intoxicación incluyen una sensación de ardor en la boca y sangre en el vómito y diarrea del afectado.

En los casos de muerte relacionada con la hierba carmín, el sistema respiratorio y los órganos simplemente se paralizan y dejan de funcionar.

¿Se puede envenenar con hierba carmín al tocarla?

Ya sea desyerbando o cosechando, también es de notar que una hierba carmín, especialmente una madura, puede penetrar la piel con el contacto. Además, existe alguna evidencia de que el contacto con la maleza puede ser cancerígeno. Debido a esto, siempre se deben usar guantes al manipular la hierba carmín.

¿Las toxinas desaparecen por completo después de cocinarlo?

Al igual que con el alcohol, el sushi o la carne de res que no está bien hecha, independientemente de cómo se manipule o prepare, es probable que haya trazas de toxinas, pero los cuerpos sanos deberían poder manejarlas con facilidad.

¿Estás debidamente aterrorizado todavía?

Por muy malos que puedan parecer estos posibles efectos secundarios, tenga en cuenta que ninguna de estas amenazas es poco común en una serie de cosas que la mayoría de nosotros preparamos y consumimos habitualmente.

Con las debidas precauciones, es poco probable que se enferme por la hierba carmín. En comparación, manipular un trozo de cerdo que contiene una cepa particularmente mala de triquinosis es posiblemente más peligroso.

I & aposm Ready. ¿Cómo cosecho y preparo estas cosas?


ENSALADA DE VERDURAS PICADAS

¡Manténgalo ligero y saludable con esta ensalada de verduras picadas con verduras frescas de verano y aderezo de limón y ajo picante y delicioso! Es rápido, fácil y personalizable.

  • Autor:Julie | El simple veganista
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
  • Tiempo Total: 15 minutos
  • Producir: Sirve 3 1 x
  • Categoría: Ensalada
  • Cocina: Vegano

Ingredientes

  • 1 Pepino ingles (alrededor de 2 tazas), picado
  • 1 mediano pimienta amarilla, Cortado
  • 1 mediano pimiento naranja, Cortado
  • puñado Tomates de uva, reducido a la mitad o en cuartos
  • & frac14 cebolla roja, cortado en cubitos (o 2-3 cebolletas, en rodajas)
  • 2 – 3 ajo clavo de olor, picado
  • 1 mediano limón, jugo de
  • 1 cucharada aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada colmada Dijon o mostaza molida
  • 1-2 cucharadas agua
  • himalaya sal, probar
  • fresco agrietado pimienta o pimienta de limón, al gusto

Instrucciones

Vendaje: En un tazón pequeño combine los ingredientes del aderezo y mezcle bien, reserve.

Ensamblar ensalada: En un tazón grande, agregue el pepino, los pimientos morrones, los tomates y la cebolla. Vierta el aderezo sobre las verduras y revuelva suavemente para cubrir.

Enfriar: Enfríe en el refrigerador por unas horas o disfrútelo a temperatura ambiente.

Atender: La ensalada se puede disfrutar tal cual o servirse sobre una cama de verduras de hoja verde o pasta integral.

Tienda: Las sobras se pueden guardar en el refrigerador hasta por 5 a 6 días en un recipiente hermético.

Notas

Para hacer de esta una ensalada 100% alcalinizante, exprima limón y agregue una pizca de comino ... o combine jengibre rallado y el jugo de una naranja ... ¡tan fresco y bueno!

Esta ensalada es un gran lugar para agregar una pizca de semillas de girasol o pepitas (semillas de calabaza).

Los valores nutricionales son solo estimaciones. Vea nuestra divulgación completa de nutrición aquí.

¿Hiciste esta receta?

Actualizado: Ensalada de verduras picadas se publicó originalmente en septiembre de 2012. Se volvió a probar y se actualizó con nuevas fotos y consejos útiles en enero de 2021.

SIGUE TSV en Facebook, Instagram, Pinterest o RSS para obtener más actualizaciones e inspiración.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA RECETA!


37 aderezos, untables y adobos más saludables para condimentar su vida

Los aderezos, condimentos y adobos le dan un toque especial a nuestros platos. Pero cuando es muy simple simplemente sacarlos de las botellas, las etiquetas nutricionales pueden indicar varias razones por las que las opciones compradas en la tienda no son la mejor idea: agregan calorías vacías, azúcar, y sodio.

Son tres invitados no invitados a la cena que se darán la vuelta en la puerta. En su lugar, crea el tuyo propio: es muy fácil y mucho mejor para ti.

Aquí hay 37 recetas para hacer que aderezar esa ensalada sea un poco más saludable, untar ese pan de hamburguesa un poco más saludable y marinar esa carne un poco más natural.

Dale a tu ensalada un sombrero de copa original.

1. Aceite de oliva

A veces, todo lo que necesita una ensalada es un chorrito de De Verdad buen aceite de oliva. Un poco de grasa es Nunca una cosa mala.

De hecho, la investigación encontró que los aderezos para ensaladas con toda la grasa pueden ayudar al cuerpo a absorber mejor ciertos nutrientes (específicamente los carotenoides). Goltz SR y col. (2012). El perfil de triacilglicerol en las comidas modula la absorción posprandial de carotenoides en humanos. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/mnfr.201100687

El aceite de oliva virgen extra (también conocido como AOVE, la forma más pura de aceite de oliva) generalmente tiene el mejor sabor y es de primera categoría cuando se usa en su forma cruda.

Además, tiene un alto contenido de omega-3, incluido el ácido oleico. Estos juegan un papel esencial para mantener sanas las células cerebrales. También tiene un alto contenido de fitoquímicos, antioxidantes que pueden ayudar a las personas a prevenir algunos tipos de cáncer. Ranjan A y col. (2019). Papel de los fitoquímicos en la prevención del cáncer. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6834187/

2. Delicia de frutas y nueces

¡No hay nada mejor que hacer un aderezo lleno de alimentos integrales! Es como agregar más nutrición a través de su salsa.

Obtenga todos los beneficios de la fruta entera y nueces mezclándolas con un aderezo. La adición de nueces también crea cremosidad al tiempo que agrega algunas grasas y fibra saludables para el corazón.

  • 1/3 taza de nueces picadas
  • 1/2 taza de fruta fresca picada
  • 1/4 taza de leche de soya o almendras sin azúcar
  • 1 cucharada de jugo de limón o lima

3. Poderoso aderezo de aguacate

No es ningún secreto que aquí en Greatist estamos enorme fanáticos del poderoso aguacate.

La cremosidad del aguacate crea una gran textura sin agregar demasiado aceite, y el sabor agrega riqueza y profundidad a cualquier ensalada.

Puede agregar un toque rico y ácido a cualquier ensalada crujiente con una mezcla de:

  • 1 aguacate
  • 1 taza de yogur natural (¡elegimos yogur griego!)
  • 1/4 de cebolla morada picada
  • 1 cucharadita de eneldo
  • algunas otras especias

4. Vinagreta de tomate asado

Cualquier aderezo que tenga otra porción de vegetales enteros obtiene una A + en nuestros libros.

La adición de tomates enteros asados ​​a esta receta de aderezo no solo agrega toneladas de excelentes nutrientes, sino que también logra una textura abundante increíble.

Además, los tomates son una gran fuente de licopeno, un carotenoide (antioxidante) que se ha asociado con todo, desde un riesgo reducido de cáncer de próstata, Fraser GE. (2020). El consumo de tomate y la ingesta de licopeno como predictores de la incidencia de cáncer de próstata: el estudio de salud adventista-2. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10552-020-01279-z hasta el final para prevenir enfermedades cardiovasculares. Mozos I y col. (2020). Licopeno y salud vascular. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5974099/

  • 12 onzas de tomates ciruela
  • 1 cucharada de ajo
  • 1 cucharada de AOVE
  • 1 cucharadita de condimento italiano
  • 2 cucharadas de vinagre de vino tinto

Es un adorno perfecto para una ensalada verde. o verduras asadas o carne.

5. rancho de suero de leche de hoja de trucos

El aderezo ranchero es uno de esos clásicos favoritos de la infancia (¿o tal vez los sabores de pizza universitarios nocturnos?) Que despierta nuestra indulgencia de vez en cuando.

Pero el tipo de botella, típicamente lleno de suero de leche, aceite y yemas de huevo, y en algunos casos azúcar, espesantes y conservantes agregados, no es exactamente un regalo para todos los días.

  • 1/2 taza y 1 cucharada de suero de leche descremado
  • 3 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharada de albahaca fresca
  • 1 1/2 cucharadita de cebollino
  • 1/4 cucharadita de ajo

Puede reemplazar ese sabor clásico cualquier noche de la semana (sin culpa).

6. Vinagreta de limón clásica

Emeril Lagasse tiene razón con este. Su receta sin sal recrea ese clásico sabor a vinagreta francesa sin maximizar su ingesta diaria de sodio.

¿Cuál es el truco? No hay ninguno. Simplemente mezcle los siguientes ingredientes en una licuadora:

  • 2 cucharadas de hierbas frescas, que incluyen perejil, estragón, cebollino y orégano
  • 1 cucharada de chalotas picadas
  • 1 cucharadita de ajo picado
  • limón y cáscara de limón
  • 1 cucharada de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 1/4 taza de aceite de semilla de uva

7. Aderezo dulce de miel

A veces, la fruta también necesita un poco de aderezo, ¿verdad?

Intente mezclar los siguientes ingredientes:

  • 1 taza de yogur griego natural
  • 2 cucharadas de miel (o agave)
  • 1 cucharada de ralladura de naranja
  • el jugo de 1/2 limón

Obtienes la dulzura y el toque cítrico, así como la riqueza del yogur.

8. Diosa verde

Este aderezo clásico de aguacate es perfecto para el verano (bueno, es perfecto en cualquier momento, pero la menta y el cilantro le dan un sabor veraniego).

  • la carne de 1 aguacate
  • 1 1/2 taza de suero de leche sin grasa
  • 1/4 taza de hierbas frescas (estragón, menta, perejil y cilantro funcionan bien)
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz hasta que quede suave.

9. Aderezo de arce y mostaza

Picante. Dulce. OMS no ¿Te encanta la combinación de arce y mostaza?

Este aderezo es la combinación perfecta y va bien con cualquier ensalada abundante, especialmente verduras mixtas con queso de cabra, nueces y remolacha.

Además, es fácil de juntar. Solo mezcla:

  • 2 cucharadas de mostaza de grano grueso
  • 1/4 taza de jarabe de arce
  • 1/2 taza de aceite de nuez o canola
  • 1/4 taza de vinagre de sidra de manzana
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • espolvorear sal y pimienta

(¡Sí, este es un favorito personal!)

10. Albaricoque fácil

Aquí hay otra receta que usa fruta fresca para un efecto poderoso.

Un albaricoque entero picado forma la base de este aderezo junto con una cucharada de vinagre de sidra de manzana y una cucharadita de mostaza Dijon, lo que hace que este aderezo para ensaladas sea una mezcla perfecta de dulce y salado.

También deberá incluir:

  • 1 cucharada de limón
  • 7 gotas de stevia
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1/4 cucharadita de sal

Y al usar fruta fresca, elimina la necesidad de agregar azúcar, lo que la coloca muy por encima de muchos aderezos embotellados.

11. Aderezo de zanahoria y jengibre

El delicioso aderezo pulposo de naranja que recubre la ensalada verde de los restaurantes de inspiración japonesa tiene un secreto.

¿Estás listo? ¡Es pasta de miso blanca!

  • 1 taza de zanahorias en rodajas
  • 1 chalota pequeña
  • 1 pieza de jengibre fresco (mide aproximadamente 2 pulgadas)
  • 1/4 taza de miso blanco
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 3/4 de cucharadita de aceite de sésamo
  • 1/3 taza de aceite de canola

12. Mostaza de miel clásica

Nos sumergiremos cualquier cosa en aderezo de mostaza y miel. ¿Dedos de pollo? Hecho. Papas fritas Absolutamente. ¿Rodajas de manzana? ¡Oye, no juzgues!

El reemplazo es simple, con solo cuatro ingredientes:

  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 1 cucharada de miel
  • 1/2 taza de aceite de oliva

13. Simplemente cítrico

El jugo de cítricos fresco es un Perfecto acompañamiento de verduras. Simplemente los hace estallar. Una mezcla de jugos (naranja, pomelo, limón, y lima) es lo que hace que este aderezo sea aún más especial que el promedio.

Combine 3 cucharadas de cada jugo de cítricos con 1 1/2 tazas de aceite de oliva y agregue sal y pimienta al gusto. Agite o bata todo el shebang hasta que esté bien combinado.

Si su ensalada está llena de nueces, le encantará rociar esta picante mezcla por encima.

14. Lemon Caesar

Quizás el más omnipresente de cualquier aderezo para ensaladas, el César clásico ciertamente puede afectar cualquier dieta saludable (después de todo, es un alimento peligroso).

En lugar del clásico aderezo a base de yema de huevo, pruebe este combo como una alternativa saludable:

  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 3 cucharadas de jugo de limón
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1 cucharadita de Worcestershire
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • 1 cucharada de yogur griego natural
  • una pizca de pimienta

Esto rinde de 2 a 3 porciones, así que ¿por qué no compartir el amor César?

15. Yogur de hierbas para untar Dijon

El yogur griego sin grasa es una excelente manera de obtener un aderezo cremoso sin la grasa adicional (y agrega una dosis adicional de proteína).

  • 1/2 taza de yogur griego natural
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 1/4 taza de hierbas frescas picadas

Sirva esto junto con palitos de verduras o pita tostada y observe cómo llegan los mmmms.

16. Salsa de tomate

Aunque las variedades no perecederas pueden no Sea una opción tan saludable (la mayoría están llenos de azúcar / jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, y todo), este popular condimento a base de tomate es bastante saludable.

Prueba esta sencilla receta elaborada a base de pasta de tomate, vinagre de sidra de manzana y un puñado de especias.

17. Salsa de rábano picante

¡Los amantes de Bloody Mary se regocijan! El rábano picante está repleto de glucosinolatos, compuestos que también abundan en las verduras crucíferas (como la coliflor).

Están asociados con una reducción del daño relacionado con el cáncer en los pulmones y el estómago por carcinógenos. Maina S y col. (2020). Beneficios para la salud humana, animal y vegetal de los glucosinolatos y estrategias para mejorar la bioactividad: una revisión sistemática. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7464879/ Pueden mejorar potencialmente la protección de su cuerpo contra algunos cánceres.

Si bien su salsa tiene un sabor menos nutritivo que, digamos, masticar rábano picante crudo, es una experiencia mucho más placentera. Para hacer el tuyo, solo necesitas una raíz de rábano picante, agua, vinagre y sal.

18. Salsa picante

Este chico malo está bien para salir de la botella.

La capsaicina es la estrella de esta salsa picante. Es lo que le da a los chiles su picante y puede estimular el metabolismo.

Plus, some studies suggest that this compound can help the body use fat as fuel more effectively. Rogers J, et al. (2018). Capsaicinoids supplementation decreases percent body fat and fat mass: Adjustment using covariates in a post hoc analysis. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6088424/

So, if you can handle the hot ones, why not?

19. Avocado spread

This might be the simplest “spread” out there. Estos son los pasos:

That’s it. Job done. Put your feet up, weary traveller, for you have nailed the avocado spread.

Consejo profesional: Adding a few drops of lemon or lime juice keeps the color bright.

Because of its high (healthy) fat content, mashed avocado makes a great substitute for creamy sandwich spreads, like mayonnaise. Plus, it’s a great source of omega-3s.

20. Hummus

Hummus is another great alternative to mayo. It’s just as creamy, even más flavorful, and offers a little extra protein and fiber.

Just be careful not to overdo it! More than 1 tablespoon or 2 and this spread can get a little calorie-heavy.

21. Vanilla almond butter

When you want a high fiber, protein-packed snack, try using this vanilla almond butter on the classic PB&J instead of the standard peanut butter.

This recipe uses only five ingredients:

  • 2 cups raw almonds
  • 2 cups roasted, unsalted cashews
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 or 2 tablespoons honey

Take all that with a pinch of salt (literally) and blend it.

22. Pesto

Basic pesto can turn alguna panini or grilled cheese into something a bit fancier

  • 2 bunches fresh basil
  • 2 sun-dried tomatoes
  • 5 cloves garlic
  • 3/4 cup of EVOO

Blend them until smooth and… hey presto! Pesto.

If you’re not so crazy about the pungent garlic flavor, roast it first.

23. Green mayo

Ewwww, what? Don’t run away just yet, though.

We’re not so crazy about mayonnaise by itself, but throwing in a dose of greens makes anything a poco healthier (for those who really can’t get enough mayo) (there’s definitely such a thing as enough mayo, by the way).

Check out this recipe, which takes the classic base for homemade mayonnaise and adds:

  • 75 grams spinach
  • 40 grams watercress
  • 40 grams parsley
  • 2 cucharadas de estragón picado
  • 1 tablespoon chives

Throw in a splash of lemon juice and a dash of salt and pepper, and this one comes with the Greatist seal of approval.

24. Cranberry orange thyme sauce

When it’s thyme to relive Thanksgiving with one of those turkey cranberry sauce sandwiches (or make use of the leftovers), reach for this fresh cranberry classic.

Flavored with thyme (hence the pun in the opening sentence) and sweetened with orange juice and honey, this cranberry sauce goes great with poultry any time of the year.


TEST KITCHEN

RECIPES

*Emily's Purloined Beet and Lentil Salad

WHEN DOMENICA AND I WERE TALKING about some of our favorite salads, I realized that even though I love cool, refreshing leafy green salads any time of the year and any time of day, when it gets a little colder I start to unconsciously focus on salads with no lettuce at all. I hadn’t noticed that my body is still attuned to the plan the planet and its seasons made for us. Which is not to say that I’m not going to stuff myself with as much green salad as possible this winter. But if leafy salad is like a drug, or one of those SAD lamps, my super-easy beet and lentil salad is like a heavy Irish wool sweater and a rocking chair on a breezy porch in the fall: both cozy and bracing. I’ve been making this dish since I lived in NYC in the 90s. I pensar I found it in a copy of the sadly defunct Metropolitan Home magazine (I am pretty sure?), but I didn’t write it down and this recipe is what I cobbled together. So it’s purloined. Every time I have a recipe whose provenance I can’t recall, I credit it to Metropolitan Home, because the food coverage was excellent. I am certain, though, that it was served by an extremely attractive young couple at their homespun, outdoor, boho wedding. If you do not like beets, like my friend Mary Norris (whose Greek Salad was in Issue #2 of DOS), possibly because your mother served you canned ones and called them “nice beets” (also like my friend Mary Norris), try this recipe, please. Canned and oven-roasted are not even in the same universe.

6 medium beets, unpeeled, scrubbed, trimmed

1 medium onion (red or yellow), quartered lengthwise, sliced into 1/3 inch slices

20 basil leaves, 18 or so torn, 2 or so thinly sliced (chiffonade) for serving

pimienta negra recién molida

2 cups lentils (I like a mix of belugas and French greens), picked over and rinsed (you can use more if you like a higher lentil-to-beet ratio, but increase the stock by another cup to start)

My Usual Mustard Vinaigrette (below)*

Preheat oven to 425. Place whole beets into a 13x9x2-inch baking dish strew with onion slices, basil leaves, crushed garlic. Drizzle with olive oil salt, pepper. Add water to pan.

Cover pan tightly with foil, bake without uncovering, for 1 hour and 15 minutes.

While beets are roasting, place lentils in another 13x9x2-inch pan with 5 cups of the stock, tightly covered with foil. After the beets have cooked for 45 minutes, place lentils in oven. Check lentils after 30 minutes. (Be careful! Hot stock may slosh out). If stock has been absorbed and lentils are tender, remove with beets. Otherwise, continue to cook another 15 minutes or so, adding more stock if necessary to prevent lentils from burning.

Meanwhile, make My Usual Mustard Vinaigrette (below)*

Allow beets and lentils to cool, uncovered. (Drain any excess broth from lentils if necessary.) Remove beets from pan, reserving remaining beet-juice-onion-basil mixture. Peel, cut into 1-inch chunks combine with lentils and juice-onion-basil mixture in a large bowl. Toss with about half jar of My Usual Mustard Vinaigrette,* more or less to taste. Adjust salt and pepper. I go muy easy on extra salt. Serve at room temperature, topped with fresh basil chiffonade.

*RECETA: My Usual Mustard Vinaigrette

1. In a jar, stir together 8 tablespoons olive oil, 1 tablespoon Dijon mustard, 3 tablespoons of red wine vinegar, 1/2 teaspoon salt, freshly ground black pepper. Place the lid on the jar, and shake vigorously, until emulsified.

*RECIPE: A Green Salad with Grapefruit and Avocado

HERE’S ANOTHER SALAD I’VE BEEN MAKING FOREVER from my book “The Comfort Food Diaries.” (You haven’t read it? Why not?) I give it to you here not just because it’s absolutely freaking delicious, but because I know that some of you don’t think you’ve been given salad ideas unless leaves are involved. Plus: when are you no hankering for something green and tonic? Which is exactly what this is.

Propina: if you’ve never “supremed” citrus fruit, learning to do so will change your life. This Williams-Sonoma video will teach you exactly the way I learned. Do this over a bowl to catch the juice, which is good mixed with seltzer.

Serves 2-4 depending on how much everyone likes salad

1 cup or so torn herbs (a combination of mint and basil is my favorite), washed and dried, tough stems removed

1 or 2 pink grapefruits, depending on size, peeled and sectioned (or supremed)

1/3 small red onion, cut into very thin slivers, or finely chopped (reserve 1 tablespoon)

Several big handfuls of thoroughly washed and dried greens—I use an assortment of mostly bitter (choose from watercress, arugula, radicchio, endive, even slivers of kale) but also soft (Boston, Bibb, or even tender red leaf lettuce)

1 or 2 avocados (alligator, not the giant shiny ones), peeled and cubed (do this last)

My Usual Mustard Vinaigrette (above)*

Place the grapefruit sections and onion in a small bowl, and pour a good bit of the dressing (My Usual Mustard Vinaigrette, above*) over it toss gently and let it sit at room temperature while you tear the greens into bite-size pieces if they need it and make a chiffonade of the herbs reserve a few shreds for garnish.

Once you’re ready to serve, place the greens and herbs in a large serving bowl, arrange the fruit mixture attractively in the middle, sprinkle on the freshly cut avocado, and decorate it all with the reserved herbs and a little of the red onion. When you get it to the table, and everyone has seen how pretty it looks, fold it all together gently.

NOTE: The dressing on the grapefruit and onions should be enough, but taste it after tossing and adjust. You can always bring extra dressing to the table in a little crystal cruet. Or in the drippy jar.

TASTE TEST: Pre-mades and Kits

BEING THE SELF-PROCLAIMED DIRECTOR OF THE DEPARTMENT OF SALAD is a huge responsibility. Eres bienvenido.

I just want people to eat more salad, even if it means buying them pre-made or in a kit at the grocery store—or getting them at the drive-through window of a fast-food restaurant. Not everything can be homemade. And aside from ordering take-out (which I hope those of you who can afford it will do as often as possible in order to help save restaurants), buying some of these is a decent option. We all do what we can when it comes to feeding ourselves on this soul-annihilating planet. And who am I to object to anything someone else eats? (I do this all the time, but I’m not proud of it.)

So, this week we begin testing some of these convenience versions, in an occasional but ongoing attempt to help you weed through the good and the bad and get more salad into your pie hole.

The first grocery store salad kit I tried was by a company called Eat Smart, and had the words “100 % Clean” stamped on the front. This, of course, is the same kind of ridiculous gobbledygook as “immune boosting” foods. I mean: how can you assert something that is nonsensical to begin with? This company get points for their concern about saving me from “dirty” food. But I took points off when I discovered that Eat Smart is subsidiary of a company called Curation that also distributes guacamole that you squeeze from a tube.

Eat Smart Strawberry Harvest salad kit: very sad.

I should just go right ahead and say that I’m never buying this particular salad, which contained 10 ounces of salad and cost $3.34, again. I should have just said that right off the bat, but it feels unfair not to explain why. First, it was called “Strawberry Harvest,” which implies that someone somewhere picked a few strawberries. And perhaps someone did—but this bag was filled, perversely, with zero strawberries and a shredded jumble of tired but crunchy vegetable shavings (kale, broccoli stems, carrots, cabbages), packets of wan feta, slivered almonds, and crisp quinoa—all to be tossed and topped with a “strawberry” “vinaigrette” that was viscous and super sweet, with a long Lucky Charms finish. I’m assuming the dressing, whose second ingredient was sugar, was supposed to be a stand-in for fruit. I’m fine with sweet dressings, but this bad one was doing most of the work here as far as flavor goes. I’d eat this again only if I had been trapped in the elevator of a high-rise office building over a long weekend and it was the only thing my rescuers thought to bring. Rating: 1 star out of 5, but mainly just for showing up.

Next Week, I’ll tell you about a couple of pretty dang good Trader Joe’s salads I tried, which was a bit of a treat for me. I live an hour and a half from a Trader Joe’s. I love Trader Joe’s. Denigrate it all you want, food snobs. I don’t care. I LOVE it.

Favorite Things

A FEW DAYS AGO on social media, I mentioned the mustard I use for my vinaigrettes, and people seemed to be glad to have that information. So now I’m telling you:

My everyday mustard is Trader Joe Dijon with White Wine. It’s really made in Dijon, France, but I don’t care about that. I care about the fact that for everyday use it is just right: mellow, with the sharpness of a touch of horseradish but no truly sharp edges, if that makes sense. I’ll take it over Grey Poupon and not just because it cost $1.69 for 13 ounces. But that helps.

Mi everyday olive oil is California Olive Ranch Extra Virgin Everyday Blend. It tastes great—nice and grassy, slightly floral— but not so great that I don’t want to use it for cooking. You can get it at the grocery store or order it. This is the olive oil that a lot of “foodies” like. But some of you are not “foodies”—I hope. (The California Olive Ranch website has a private sale of limited reserve coming up on November 16, and I may splurge on a bottle.) Someone recently asked me if I use imported olive oil from France or Italy or Greece, and my answer was: absolutely, if someone brings me back a fancy bottle from France or Italy or Greece. And then I treat it like Gold, Frankincense and Myrrh. I’d love to upgrade, but until then this is my happy go-to.

Mi everyday salts (yes, I have everyday salts) are also food-folk favorites. Truly everyday is Morton’s Coarse Kosher Salt: it tastes good. Just buy it. And my fancier everyday, which I have to buy in a giant 3 1/2 pound bucket because my grocery store out here in the sticks doesn’t carry it, is Maldon Sea Salt. It is softly crunchy and flaky and tastes so gentle, like the ocean, that I could eat it right out of the box.

This bucket has a handle and makes a cool purse after you finish with the salt.

It’s exactly what you want when salt is more of an actual ingredient in a dish—sprinkled on sliced summer tomatoes or to finish just about anything. I use it as if it’s not expensive when I have it, in and on everything. And, of course, it’s great with sweets, like dark chocolate cookies or anything caramel—a few flakes on top. You don’t have to buy the bucket (which has a strap in case you want to carry it around like a purse). Most urban grocers sell it in small boxes. Since I buy so much at one time, I take a cupful to friends when I visit, in a jar or ziplock bag.

YOUR LETTERS! Thanks to everyone for your comments here, and also for the incredibly kind e-mails, all of which I love and plan to answer. I’ll figure out how to do forums/community threads, so you can request specific salad recipes—I’m open to suggestions of all kinds— and chat amongst yourselves. I have other ideas in this arena. Más pronto.

NEXT WEEK: Our Chef Salad will be from American food expert Gabrielle Langholtz. And isn’t it time we talked about: Green Goddess Dressing? Plus, a bitter green salad with bacon and pecans that will be perfect for America’s Loneliest Thanksgiving Ever. You may have noticed I’ve skipped the BOOKS section again this week, so expect that next week but don’t get your hopes up. I get carried away in the kitchen. See you soon.


Related Article

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on February 26, 2018:

Use a slotted spoon or strainer ladle, and you won&apost need to use a salad spinner.

Thanks for writing, Connie. And good luck with your greens!

connie on February 26, 2018:

Once the greens are blanched and at room temp do you have to run them through a salad spinner to get out excess moisture to prevent freezer burn?

Bruce & Janna on September 23, 2016:

try adding bacon to your greens mmmm we love it. spinach, collards, and even our green beans when cooking them from frozen or canned.

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on June 21, 2012:

Yes, it&aposs the easiest -- and most effective -- method I know.

Thanks for taking the time to comment!

Rhonda on June 21, 2012:

Thank you SO much for this alternative to the wash/blanch/ice water bath way. This takes hardly anytime at all and the greens look way better too. Gracias de nuevo.

Woody on May 31, 2012:

I like to fry in bacon greese with ounion. then dont forget the cornbread. yum

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on May 26, 2012:

I&aposm picking greens in the morning -- some will go in the freezer and some will be a part of our dinner.

I&aposm glad to,hear you&aposre going to try this technique for preserving greens. It&aposs easy, and the greens taste fresh, even many months after you&aposve frozen them.

Cindi on May 26, 2012:

Our family loves greens! They are so nutritious and yummy. We just joined a CSA so this week we&aposll have a lot on hand and I&aposll freeze a lot of them as you described. Gracias por compartir. :-)

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on May 16, 2012:

Yes, that&aposs right. I&aposve tried the method you&aposre writing about, and my approach is SO much easier and faster. The greens taste great out of the freezer using the method I&aposve described above. You&aposll love it.

Jenny on May 15, 2012:

Are you saying you cover them with water, set them on the stove and DON&aposT boil them? Just cook them until they are no longer stiff? Then let them cool in the pot you cooked them in with the water?

I just started doing this last week and did the whole boiling, ice water thing so I just want to make sure I understand exactly what you are saying before doin this.

linda dry on May 01, 2012:

I have always blanched my turnip greens,cooled them down . then bagged them in freezer bags. they have always been wonderful. But stacking them was a problem i might try your wilting process

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on April 01, 2012:

Yes, I always use the stems for chard. They freeze beautifuly. ¿Mejor de todo? They taste fresh when defrosted.

AKM on April 01, 2012:

For chard, can you leave the stems on? I usually use the whole leaf with the stem when fresh, and I hate to waste. Thanks for sharing this method. It sounds so much easier than the boil then flash chill in ice water method. Gracias.

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on March 21, 2012:

I put a little of the liquid into the freezer bag with the greens. It adds flavor and provides cooking liquid for when I defrost them later for a meal.

Good luck with your greens!

Girty on March 21, 2012:

Do you drain the water from the greens before bagging?

Hilda on December 09, 2011:

Add salt to the water when washing them, this will kill any insects on them. I used to freeze greens all the time, until I started canning. this is the best way to keep greens. delicioso

meryl steinberg on November 20, 2011:

Thanks Buster. Now I can buy more from my farmer&aposs market. One farmer brings his stuff in very fresh. I always hate wasting. Just prepared a batch for Thanksgiving so it will be "fresh" on Thursday.

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on November 02, 2011:

I usually don&apost. It doesn&apost take long to wilt the greens, then I take the pot off of the heat.

big mama on November 01, 2011:

do you put a lid on the pot during the wilting process?

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on October 06, 2011:

I think it&aposs fantastic that more and more people are discovering the pleasure (and health benefits) of growing their own food.

You&aposre going to be surprised at how fresh-tasting your greens will be out of the freezer this winter. It&aposs like opening up a li&aposl bit of summer in the midst of the cold.

Thanks for taking the time to write.

AKGardener on October 05, 2011:

This is my first year growing collard greens in Alaska. It&aposs vitally important that we grow things we can preserve, and I&aposm so glad this site showed me how! I had a bumper crop and I couldn&apost possibly have eaten it fast enough. It&aposll be a God send in the dead of winter to have nice fresh greens to eat, rather than wilty vegetables from the store. thanks!

Eloise Hope from Portland, Oregon, USA on August 09, 2011:

Thank you for this article. I appreciated the specific instructions flattening the bags seems obvious, but I&aposve frozen the lumpy, unstackable bags, too! Great idea to simply flatten in an open freezer area, then stack somewhere once flat.

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on August 05, 2011:

Yes, I think the method described here works best, and you get to keep more of the vitamins and nutrients in the process.

Thanks so much for taking the time to write to me.

Eva on August 05, 2011:

Thanks for the tips. I wish I came across your page couple weeks earlier before I started to freeze my greens. I was always unhappy with the amount of water for blanching and the loss of all the nutrients. Your suggestion is great. I have a lot of greens still to freeze, so will use your suggestions. Gracias de nuevo. :)

Buster Bucks (author) from Sonoma County, California on June 17, 2011: