Recetas de cócteles, licores y bares locales

Heaven on Melrose en Hatfield's

Heaven on Melrose en Hatfield's


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

COPYRIGHT © 2020 Tribune Publishing. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS THE DAILY MEAL ® ES UNA MARCA REGISTRADA DE TRIBUNE PUBLISHING.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis se combinaba perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia del pastel de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretido vertido en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis se combinaba perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia de la tarta de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretida vertida en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis combinó perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia de la tarta de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretida vertida en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis combinó perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia de la tarta de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretida vertida en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis se combinaba perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia del pastel de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretido vertido en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis se combinaba perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia de la tarta de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretida vertida en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis se combinaba perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia del pastel de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretido vertido en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis combinó perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia del pastel de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretido vertido en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis se combinaba perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia de la tarta de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretida vertida en el medio era palpable.

Mi esposa consideró la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta como la pieza de resistencia, pero yo preferí la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Menú de degustación de Hatfield & # 39s

El menú de degustación de siete platos es delicioso y una ganga a $ 79.

Básicamente obtienes 14 platos, como en una mesa de dos, cada uno recibe un plato diferente para cada plato. Está bien preparado, la presentación es excelente, los ingredientes son muy frescos y los sabores combinan bien. El ritmo es el correcto: te tomas un pequeño respiro entre cursos, pero no es demasiado largo, como ha sucedido antes en Patina y Providence (no siempre, pero a veces). El servicio varió de bueno a sobresaliente. Hacen un buen trabajo explicando qué hay en cada plato.

Mi favorito era el hamachi croque madame, con jamón y un huevo de codorniz para contrarrestar el sabor y la textura del hamachi. Curiosamente, esto realmente funciona.

El raviolini de maíz estaba delicioso. La dulzura del maíz en los pequeños raviolis combinó perfectamente con la salsa de pimiento rojo.

El aperitivo de pulpo y calamar carbonizados también era muy sabroso.

El fletán escalfado era muy delicado, aunque este plato no tenía mucho sabor. Mi esposa lo prefirió a mi hamachi con costra de semillas de cáñamo. Preferí el hamachi.

El pollo al vapor con suero de leche con foie gras, así como el pichón con foie gras fueron platos muy buenos. Como ambos fueron servidos al mismo tiempo, pudimos comparar. Me gustó más el pollo, aunque el pichón también estaba muy bueno. Era la primera vez que intentaba pelear.

El bistec de hangar estaba perfectamente tierno y sabroso, al igual que el cordero. Tenían diferentes preparaciones, pero ambas eran ricas en sabor.

La panna cotta era tan delicada y cremosa, y estaba perfectamente combinada con un toque de frambuesas maceradas muy frescas.

La natilla de limón, cubierta con merengue, tenía mucho limón. Y los arándanos con los que se sirvió estaban llenos de sabor. Es difícil encontrar arándanos con algún sabor. Estos estaban llenos de sabor.

Y la decadencia del pastel de trufa de chocolate (en realidad tenía la textura y la riqueza de un soufflé), con toffee de mantequilla de maní derretido vertido en el medio era palpable.

Mi esposa consideró que la mousse de chocolate servida en una pequeña base de tarta era la pieza de resistencia, pero yo prefería la tarta de trufa.

Había más platos, pero no los recuerdo todos. Creo que probamos la mayoría de los platos del menú. Una cosa con respecto a las porciones: son pequeñas. Al principio pensé que tendríamos que pasar y recoger algo más de camino a casa. Pero a medida que avanza en los cursos, queda claro que, de hecho, esto será comida más que suficiente. No se exceda con el delicioso pan de queso.


Ver el vídeo: Top 10 Rock performance that made coaches Crazy in The voice Audition 2018 (Mayo 2022).